A fior di pelle

Bigas Luna

Bigas Luna, se introdujo en el mundo de la pintura antes que en el del cine y, según él mismo decía, nunca dejó de pintar. Definía su arte como una pintura y por eso en sus films lo visual era prioritario. Entendía el cine como un lienzo en blanco y sus guiones como una superficie más dónde crear, para él la creación, fuese en un formato u otro, era la finalidad y es así como en su universo artístico los recursos se entrelazan y las temáticas aparecen, reaparecen y se retroalimentan entre ellas de manera transversal.

Aunque Bigas Luna ha sido reconocido por su labor cinematográfica, siempre se consideró a sí mismo como un pintor y nunca dejó la pintura en la que la materia y la manera como esta se transforma fue una de sus principales inspiraciones. La exposición  A fior di pelle que presentamos ofrece la oportunidad de contemplar  por primera vez todas estas obras reunidas en España como un conjunto o una suma y descubrir, así, una parte de la creación de Bigas Luna hasta ahora poco conocida.

A fior di pelle consta de 24 diapositivas que Bigas Luna descubrió en su estudio en el año 1964, y  bautizó con el Goyesco título de “Maja”. En el año 2012, un año antes de su muerte decidió retocarlas y manipularlas. Realizando cortes, pintando sobre ellas y fotografiándolas de nuevo, las llevó a otra dimensión, maximizándolas; consiguió  así el resultado que expondremos en Photoespaña, un trabajo como digo, que en España, solo se ha mostrado en su última exposición en  Can Framis, en la Fundación Vila Casas de Barcelona.

Estas diapositivas retocadas, demuestran el interés de Bigas Luna por la tecnología y su esencial relación con ella. Este mismo trabajo de manipulación, lo había realizado anteriormente con la serie Semillas y la serie Ninots maximizar -pequeños dibujos- de una hoja, ampliando su tamaño.

Para entender la obra de Bigas Luna es importante observarla desde el prisma de las dualidades, como decía Calvino:  Nada existe sin su contrario, porque todo funciona de forma binaria.

Hay otra dualidad que aparece cuando Bigas Luna utiliza estas obras, elaboradas desde el primitivismo, la intuición y el azar para incorporar en ellas  las nuevas tecnologías. Finalmente la exposición remarcará, una vez más, la importancia de la interrelación entre disciplinas. Para él hay que contemplar las obras entendiéndolas desde todo su proceso, hay que completarlas con la observación porque son una confluencia de varias disciplinas y de todos los Bigas Luna que intervienen en ellas, el pintor, el fotógrafo, el cineasta, el dibujante, el escritor… Porque Bigas Luna no hay uno sólo, sino muchos que llegan a confluir en uno y que nos ofrecen la posibilidad de contemplar su universo y participar de él.

Blanca SotoPHotoESPAÑA 2016