EL ESPACIO OCULTO

Guillem Juan Sancho

La obra de Guillem Juan (Canals, Valencia, 1981) tiene un halo de misterio que parece colarse entre los resquicios de los edificios que representa.

En su último trabajo, “El Espacio Oculto”, su serie Heterotopías continúa esta investigación a partir de los principios expuestos por Michel Foucault sobre los “espacios otros”. Esta serie se centra en una tipología concreta de edificio: el teatro, lugares dedicados a la representación.En estos espacios la ficción trata por contraposición cuestiones de la realidad.

Este trabajo  inspirado en la lectura de Foucault y las arquitecturas de poder, en las piezas en las que el negro es el color protagonista, esto parece mostrarse de forma mucho más evidente. Decía el gran pensador francés que los edificios se construyen con funciones distintas según su forma, especialmente aquellos destinados a la vigilancia, el cuidado o el castigo, y que de por sí esta forma ya albergaba la función correctiva y tutelar en unos y en otros.

El poder es algo intangible pero se manifiesta a través de diversos medios de uso social, y la arquitectura es uno de ellos; es el lugar que habitamos, donde trabajamos… está en todos lados.

Guillem Juan intenta vislumbrar en su trabajo algo de esto: cómo conceptos, memoria y representación, aparecen en las construcciones humanas, y cómo,  las dinámicas de poder se manifiestan a través de los edificios.

Sus dibujos muestran espacios caóticos pero aparentemente ordenados con esta finalidad: pervertir el modelo establecido de planta y alzado.

Así, sus obras mezclan lugares y no-lugares, espacios reales y espacios ficticios, creando posibilidades infinitas, fragmentar lo que ya está y crear algo nuevo que sugiera nuevas vías.

En su reflexión sobre las arquitecturas hay ciertas reminiscencias renacentistas en ese interés profuso por la planimetría y la perspectiva, es un renacimiento traído al presente con las connotaciones sociales e históricas de hoy. En estas piezas, la mirada es fundamental, nos obliga a interpretar esas formas casi abstractas que vemos para darles un sentido final.

En un sentido estricto, no se trata de una representación sin más, sino de un discurso altamente crítico con nuestro pensamiento occidental.

Se centra en la representación del espacio desde la hibridación de disciplinas, entre la arquitectura y la producción artística. Cuestiones relacionadas con la memoria y las dinámicas de poder que se estructuran a través de la arquitectura emergen de las planimetrías tradicionales a partir del dibujo. Ésta es su herramienta de trabajo fundamental para la subversión del lenguaje y de los sistemas gráficos de representación arquitectónica.

El resultado final es un ejercicio milimétrico y científico de obras casi abstractas realizadas mediante transparencias, rotaciones, superposiciones, combinación de distintas perspectivas, y la proyección y deconstrucción de las formas , así,  desarrolla arquitecturas imposibles que remiten a no-lugares, contraespacios, estructuras utópicas y de vigilancia.

Unas piezas altamente poéticas y políticas con las que deleitarnos en lo visual y llegar más allá en lo conceptual.Podríamos decir que la arquitectura tiene ideología, y esto es lo que Guillem Juan nos quiere mostrar. Sus edificios están en continua evolución.

Las líneas y planos que los componen tienden a expandirse.

Guillem no sitúa al espectador frente a un plano arquitectónico, sino dentro de una ordenada explosión que altera su relación con el espacio.

Sistemas de fuerzas chocan para generar nuevas realidades. El resultado de este trabajo supone un plano manipulado que desarrolla una realidad inexistente pero documentada.

Un trabajo excelente para entender que ninguna disciplina está sujeta a temática alguna y que el dibujo puede ser perfecto para generar una obra crítica y filosófica.

Conoce más Guillem Juan Sancho

Blanca SotoSet Up Bologna